El 46% de compañías en España ya utiliza la IA para la medición y el análisis de datos

Casi el 70% de organizaciones que aplican la tecnología no forman a sus empleados en ella

La adaptabilidad, la comunicación o el análisis de información son algunas de las capacidades más importantes para los trabajadores del futuro

Este 18 de abril ha tenido lugar en Madrid la novena edición de HR Evolution, el encuentro de referencia para los profesionales de los recursos humanos en España organizado por IKN Spain.

En el evento, que ha contado con más de 350 asistentes, se han dado cita los expertos de las empresas e instituciones más importantes del país para conocer todas las novedades en el entorno de los RRHH: el futuro del HR Artificial, Human Intelligence, la utilización de los datos o el papel de las personas en la era de la IA entre otras.

La IA enfocada en los recursos humanos se instala en las empresas españolas

Una de las conclusiones que ha dejado este encuentro es que una gran cantidad de empresas de nuestro país ya han instaurado herramientas de Inteligencia Artificial en lo que a los recursos humanos se refiere. En concreto, el 46% de ellas utiliza esta tecnología para la medición y el análisis de datos, un 38% para la optimización de tareas repetitivas y un 36% para la automatización de procesos.

Pese a este hecho, Eva Astorga, Manager Hub de Metodologías en Mahou San Miguel ha destacado la importancia de mantener la esencia humana y lograr combinarla con las nuevas herramientas, ya que esta resulta imprescindible para conectar la tecnología con la realidad de las sociedades. “Si solo pensamos en la tecnología, dejaremos de pensar en lo que las disciplinas humanísticas pueden aportar al avance de la sociedad, y de las empresas”, explica Astorga.

Para conseguir sacar el máximo partido a las herramientas tecnológicas, es imprescindible que los profesionales de los recursos humanos cuenten con la capacidad de entender a los algoritmos y de apoyarse en ellos.

Casi el 70% de organizaciones que aplican la tecnología no forman a sus empleados en ella

En uno de los paneles del evento, Cristina Peláez, directora de personas en Lener, ha destacado el dato que asegura que el 68% de las compañías que aplican la tecnología no forman a sus empleados en ella. Este hecho tiene una repercusión negativa en la productividad y en la calidad de los resultados.

En este sentido, varios expertos del evento han coincidido en la importancia de los departamentos de recursos humanos para ayudar a los trabajadores a aprovechar estas herramientas en su día a día y ser capaces de adaptarlas a las diferentes actividades que desarrollan en su puesto de trabajo. Para lograrlo, las empresas deben contar con una cultura que fomente la contribución y las aportaciones positivas de la tecnología en su sector de actividad.

Pero esto no es suficiente, ya que, debido a la rápida evolución de este tipo de soluciones, resulta necesario que las organizaciones ofrezcan formaciones a sus trabajadores cada 6 o 12 meses. “Muchas veces, las personas de las compañías no están entrenadas en cosas nuevas y es algo que resulta imprescindible, ya que siempre existirán novedades en todos los mercados”, asegura David Claramunt, Workforce Planning y Conocimiento de personas en Sabadell.

Adaptabilidad, comunicación o análisis de información: Las capacidades más importantes de los trabajadores del futuro

Otra de las cuestiones tratadas durante este evento ha sido la búsqueda de las capacidades más importantes que deberán tener los trabajadores del futuro. En un contexto de continua evolución y nuevas tecnologías, aptitudes como la adaptabilidad, la curiosidad, la comunicación, la iniciativa y la capacidad de trabajar en equipo, de analizar la información y de contar con un pensamiento crítico harán que un trabajador destaque en cualquier proceso de selección.

Además, Raúl Gómez Púa, Enterprise Architect en Global CTO de Santander, ha destacado las soft skills como el elemento diferenciador en los perfiles profesionales.

Este tipo de procesos evolucionará en una mayor apuesta por el talento joven, pese a que esto implique también un aumento de los recursos de formación. A pesar de  esto, las grandes compañías contarán con una gran diversidad generacional y socio-demográfica, ya que muchos trabajadores tendrán una amplia experiencia en ellas, un hecho que ayudará en gran medida en su labor de formación y acompañamiento del talento joven.

Por último, la salud mental ha sido otro de los puntos más destacados de este evento. En este sentido, las tres claves principales para lograr una cultura de trabajo sana son la conciliación, la flexibilidad laboral y los sistemas que incluyen el teletrabajo. Los líderes de los departamentos de recursos humanos de las principales compañías de nuestro país han coincidido en la necesidad de “poner a los empleados en el centro”, hacer énfasis en su bienestar tanto físico como mental y en que cuenten con las herramientas necesarias para poder desarrollar sus actividades en un ambiente ideal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *