EDP financia nueve proyectos que garantizan una transición energética justa, beneficiando a un millón de personas

A través de su programa de responsabilidad social, ‘Access to Energy’ (A2E), la compañía destina un millón de euros a nueve proyectos que promueven el acceso a la energía en cuatro países africanos

EDP apoyará nueve proyectos que promueven el acceso a la energía renovable en comunidades remotas y vulnerables de cuatro países africanos: Mozambique, Nigeria, Angola y Malawi. La compañía financiará estos proyectos con un millón de euros en total, a través de su programa de responsabilidad social ‘Access to Energy’ (A2E), que este año cumple cuatro ediciones.

Los proyectos seleccionados tendrán un impacto directo en áreas prioritarias como la salud, la agricultura, la educación y el acceso al agua potable, involucrando a más de un millón de beneficiarios directos e indirectos.

El uso de la energía solar descentralizada y las tecnologías de almacenamiento de energía están en la base de todos los proyectos, seleccionados entre un total de 158 solicitudes. Entre estos proyectos se encuentran, por ejemplo, un sistema de cápsulas solares que suministran energía a hospitales de maternidad, micro redes eléctricas para dar suministro a estancias clínicas, sistemas solares para la producción agrícola o el almacenamiento de frío en los mercados locales.

EDP refuerza así su estrategia de impacto social, promoviendo la inclusión energética en los territorios más desfavorecidos. En el caso de África, que representa alrededor del 70% de la población mundial sin acceso a la electricidad, este apoyo es una contribución más para satisfacer las necesidades de descarbonización, acción climática y acceso a la energía, que es, de hecho, uno de los temas de la agenda de la COP27, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima, que se celebra en Egipto hasta el 18 de noviembre.

“El acceso a la electricidad es crucial para garantizar la seguridad y el desarrollo de cualquier comunidad, y es un tema de impacto en muchas comunidades remotas o en situaciones más vulnerables en el África subsahariana. Nuestro compromiso, ahora reforzado con la financiación de nueve proyectos más, es seguir contribuyendo a facilitar este acceso a la energía limpia, segura y de bajo coste en estas comunidades, y promover así la inclusión energética”, señala Vera Pinto Pereira, miembro del Consejo de Administración Ejecutivo de EDP y responsable de la estrategia global de impacto social del grupo.

“El impacto positivo que quiere tener EDP se mide por cada una de las vidas que ayudamos a cambiar con este apoyo. Ya sea un niño que ahora puede estudiar por la noche en su casa porque tiene iluminación, un médico o una enfermera que ahora cuenta con equipos de emergencia para asistir partos y cirugías, o una vendedora que puede conservar sus productos frescos en el mercado durante más tiempo y así aumentar sus ingresos familiares”, añade Pinto Pereira.

Un millón de personas beneficiadas

Nigeria, con cuatro proyectos, y Mozambique, con tres, vuelven a ser los países con más propuestas seleccionadas en esta cuarta edición del programa de EDP, ‘Access to Energy’. En cuanto a Nigeria, los promotores elegidos son We Care Solar (energía para hospitales de maternidad), Konexa (electrificación de puestos clínicos y comunidades adyacentes), Reeddi (cápsulas solares para familias y pequeños negocios) y Optimal Greening Foundation (proyecto de agua potable y saneamiento).

En Mozambique, las entidades seleccionadas fueron la Asociación Educafrica (electrificación de una escuela y equipamiento comunitario en una isla de pescadores), ADPP Mozambique (sistema de refrigeración para la lonja) y Fundación Energía sin Fronteras (electrificación de una granja-orfanato). La Fundación Cuerama, con un proyecto de electrificación de equipos al servicio de una comunidad, es el promotor seleccionado en Angola, y aQysta Malawi, con un sistema de procesamiento agrícola alimentado por energía solar, es el proyecto elegido en Malawi.

En esta nueva edición de ‘Access to Energy’, EDP ha duplicado el importe de la financiación hasta el millón de euros. Da continuidad así al programa iniciado en 2018.

En las tres ediciones anteriores, el programa ya ha aportado un total de 1,5 millones de euros para apoyar 20 proyectos en siete países africanos (Angola, Malawi, Mozambique, Nigeria, Kenia, Ruanda y Tanzania) que han contribuido a mejorar la vida de 80.000 personas e, indirectamente, de más de un millón. Un impacto positivo que se refuerza en esta nueva edición del programa, que se estima que beneficiará directamente a más de 40.000 personas e indirectamente a más de 900.000 en estos territorios.

EDP refuerza así su compromiso con la sostenibilidad del planeta, a través de las energías renovables y la lucha contra la exclusión eléctrica que aún afecta a la vida de millones de personas, especialmente en comunidades rurales remotas de países en desarrollo. El apoyo a estos proyectos es, por tanto, una contribución decisiva para garantizar un futuro más sostenible, inclusivo y justo.

Todos los proyectos, uno por uno

Nigeria

We Care Solar
En un país con una de las tasas de mortalidad por maternidad más altas del mundo (19%), en el que mueren unas 300.000 mujeres y un millón de recién nacidos por complicaciones en el embarazo y el parto, según datos de la OMS, el sistema de atención sanitaria neonatal de Nigeria es uno de los peores del mundo. We Care Solar cree que la energía puede salvar vidas. Su plan es proporcionar energía limpia a 60 centros de salud primaria con salas de parto equipadas con “maletas” solares, que garantizan la iluminación y el funcionamiento de los equipos médicos de emergencia, una solución que podría ayudar a salvar a 32.000 madres y bebés cada año.

Konexa Eletricity
La red eléctrica del estado de Kaduna tiene una cobertura rural limitada y no es estable, y sólo proporciona una media de 3-4 horas de electricidad al día en las zonas electrificadas. Las comunidades agrícolas, situadas a kilómetros de la red, no tienen un acceso fiable a la electricidad, lo que obliga a los profesionales sanitarios a trabajar con velas por la noche y a las familias a depender del carbón y la leña en casa. Con su proyecto, Konexa pretende electrificar cinco centros de atención primaria y 375 hogares en las comunidades circundantes. Con este proyecto, más de 2.250 personas (entre ellas 930 niños) se pasarán a la energía limpia, reduciendo su exposición a los humos tóxicos y mejorando sus servicios sanitarios.

Tecnologías Reeddi
El acceso a la electricidad es fundamental para el desarrollo social y económico de las comunidades del África subsahariana. Este es el caso de Nigeria, el país más poblado de África, donde unos 70 millones de personas no tienen acceso a la energía y más de 50 millones, a pesar de estar conectados a la red, no reciben más de cuatro horas de electricidad al día. Reeddi encontró una solución distribuyendo cápsulas -una especie de pequeñas baterías portátiles- a 400 hogares y pequeños comercios de cuatro comunidades. Esta solución energética limpia, asequible y fiable no sólo reduce la factura de la luz en más de un 30%, sino que también permite aumentar los ingresos de más de 70 pequeñas empresas locales.

Fundación Optimal Greening
Más de 58 millones de personas de las zonas urbanas de Nigeria viven sin saneamiento
básico, sobre todo en Lagos, donde sólo el 10% de la población tiene acceso a agua
limpia canalizada. Precisamente en esta ciudad, esta fundación desarrolla ahora un
proyecto de saneamiento y acceso al agua potable en una comunidad insular (AGALA),
a 30 minutos en barco de Lagos. Con 221 hogares (unas 1.100 personas), esta
comunidad se beneficiará de la implantación de un sistema de tratamiento de agua y
otros equipos alimentados por energía solar. El objetivo es empoderar a los miembros
de la comunidad mediante la creación de al menos 25 puestos de trabajo para jóvenes
y mujeres, que recibirán formación para operar, gestionar y asegurar estas instalaciones
tras la ejecución del proyecto.

MOZAMBIQUE

Asociación Educafrica
En la isla de Mbenguelene, 160 familias viven aisladas y sin electricidad, con un solo barco de transporte disponible. En esta comunidad, que vive de la pesca y la agricultura, 80 niños aprenden bajo mangueras y hay un alto nivel de absentismo de los profesores debido a que no tienen un lugar donde vivir durante el año escolar. Educafrica quiere cambiar esta realidad, dotando de energía limpia a las nuevas instalaciones de la escuela y la casa de los profesores que ha empezado a construir, lo que permitirá a los alumnos mejorar su educación y a los profesores tener unas condiciones de vida dignas, con iluminación en la casa, una bomba de agua o una nevera. Además, la población dispondrá de una embarcación con motor eléctrico, que les permitirá transportar personas y mercancías con mayor rapidez y facilidad.

ADPP Moçambique
La actividad pesquera en la región de Cahora Bassa tiene un importante impacto social para más de 10.300 personas, ya que contribuye a la seguridad alimentaria, el empleo y los ingresos familiares. Sin embargo, los pescadores tienen un acceso limitado a los equipos especializados y a los mercados y no están preparados para participar en los modelos de gestión. Además, el número de infraestructuras de mercado es restringido y el volumen de ventas es muy pequeño. ¿Cómo cambiar esto? Equipar a los
pescadores con máquinas de refrigeración y congelación alimentadas por energía solar es el primer paso. El proyecto también proporcionará un sistema de energía solar y equipos a un mercado de pescado. Este cambio promueve una nueva mentalidad empresarial entre los pescadores y pretende ayudar a aumentar los ingresos de los pescadores y su resistencia al impacto del cambio climático.

Fundación Energía sin Fronteras
Como gestora de 500 hectáreas de terreno agrícola, la Casa do Gaiato proporciona una fuente de alimentación de hortalizas (maíz, patatas, cebollas, ajos, tomates, pimientos, coles…) y carne (pollos, cerdos, terneros, etc.) para los niños y jóvenes de la finca, así como para las 165 mujeres y sus familias que viven en los alrededores de la finca conocida como la Fazenda. Para reducir los elevados costes de la electricidad, así como los fallos de suministro, y eliminar el uso de combustibles contaminantes como el gasóleo, se instalará un sistema solar fotovoltaico y otro de almacenamiento en la zona agrícola de este orfanato, así como en la escuela, que ahora dispondrá de un suministro energético sostenible y fiable a precios asequibles.

ANGOLA

Fundación Cuerama
En el corazón de la provincia de Kwanza Sul, la comunidad de Cuerama sufre el aislamiento, la falta de carreteras a los pueblos cercanos y el acceso a una red de telecomunicaciones. Revertir este escenario se ha convertido en una prioridad para la Fundación Cuerama desde 2015. Para dar un mejor servicio la comunidad dotará de energía limpia a las nuevas instalaciones, como el centro médico (para la refrigeración de vacunas, equipos de diagnóstico), la escuela primaria y el comedor escolar (conservación de alimentos), entre otras intervenciones. Alrededor de 5.000 personas se beneficiarán de este proyecto, que también mejorará la posibilidad de trabajar con maquinaria y equipos eléctricos en carpintería, costura, cestería, alfarería, agricultura y producción artesanal de jabón.

MALAWI

aQysta Malawi
Los ingresos agrícolas anuales de 15 millones de personas en Malawi (80% de la población total) que dependen de la agricultura para su subsistencia son extremadamente bajos. Con cosechas limitadas a lo largo del año y luchando por conseguir productos frescos para llevarlos rápidamente a los mercados, estos agricultores se ven obligados a aceptar los bajos precios que se les ofrecen, por lo que su situación financiera sigue siendo críticamente frágil. Con este proyecto que utiliza la energía solar en la fase agrícola posterior a la cosecha, unos 1.000 agricultores tendrán acceso a tecnologías de conservación y procesamiento alimentadas por energía renovable y recibirán formación en buenas prácticas agrícolas para satisfacer las demandas de los compradores. Esto podría suponer un aumento del 200% de sus ingresos, pero también un paso relevante para solucionar otros problemas, como la alimentación de los niños en Malawi; por ejemplo, uno de los cultivos procesados son los cacahuetes, utilizados por una organización asociada en tratamientos para niños con problemas de subnutrición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.