JUUBRN humaniza al sector inmobiliario fundamentándose en los pilares de la colaboración y el trabajo en equipo

El estudio hispano-argentino, con sede en Madrid, aboga por una combinación de disciplinas como la arquitectura, el interiorismo y la dirección creativa para aportar una visión humanizadora al sector inmobiliario

Afianzado gracias a proyectos como el que acaba de ver la luz con la operadora micampus, para la que han desarrollado este concepto en 10 residencias de estudiantes a lo largo y ancho de España

Foto de portada: Julieta Barrionuevo, fundadora de JUUBRN

Ciudades como Bilbao, Valencia, Oviedo, Madrid, Barcelona y Santander, entre otras, son testigo de la huella que JUUBRN ha dejado en los más de 10.000 m2 sobre los que han desarrollado la tarea de humanizar sus residencias de estudiantes, una labor que les ha llevado los dos últimos años y que acaba de ver lo que para el estudio hispano-argentino no es más que un comienzo, puesto que ya están manos a la obra con otros trabajos fuera de España; en Buenos Aires, Punta del Este y Miami.

Las principales tareas que enfrentó para las residencias de micampus fueron la arquitectura de interiores y la elaboración de un proyecto de interiorismo, a través de las cuales focalizó la implantación de una identidad e imagen, así como la creación de experiencias que humanicen los edificios en las zonas comunes y los hicieran más empáticos y sensibles.  La humanización como factor común estuvo presente en el desarrollo y elección de mobiliario, colores, materialidades y funcionalidades, así como en sumar elementos poco convencionales como murales de artistas para dar vida y color a diferentes espacios.

JUUBRN humaniza al sector inmobiliario fundamentándose en los pilares de la colaboración y el trabajo en equipo

Según Julieta Barrionuevo, fundadora de JUUBRN, “estas propiedades tienen como objetivo recibir y acoger a jóvenes, ya sean estudiantes o aquellos que deciden dejar sus casas familiares por primera vez.  Por lo tanto, diseñamos un lugar que hiciera sentir a sus residentes en un ambiente familiar y acogedor y que los alentara a conectarse con su espíritu aventurero y participar en esta nueva etapa en sus vidas”.

Todo este ensamblaje de experiencias y realidades combinadas con la arquitectura, la innovación y el diseño, se sirve del día a día que viven y vivirán aquellos que habiten los edificios, teniendo especial presencia las nuevas tecnologías, el co-aprendizaje y las interacciones digitales. “Alrededor del 90% del mobiliario fue diseñado específicamente para este proyecto, pero no solo desde un punto de vista estético, sino para que proporcione ventajas y una vida práctica y cómoda. Tenemos muy presente lo importante que es incluir la flexibilidad en nuestros proyectos, posibilitando que los espacios y objetos tengan múltiples usos para aprovecharlos siempre al máximo”, incidió Barrionuevo.

En línea con lo anterior, entendiendo que la juventud trae consigo grandes cambios, el estudio buscó que el mobiliario se adapte a los mismos. De esta manera, la colección de sofás y mesas fue diseñada exclusivamente para el proyecto y tuvo como característica principal la modularidad como generadora de flexibilidad, permitiendo colocar estos muebles en disposiciones infinitas.

En cuanto al color, se utilizó el azul en una de las principales zonas buscando generar un sentimiento de libertad, dentro de un orden. El objetivo fue potenciar la libertad de expresión dentro de un contexto que prepare a los residentes para el futuro.

Respecto a la materialidad, optaron por materiales que fueran ante todo resistentes y funcionales. “Este año nos hemos esforzado por crear productos que combinaran la estética y la funcionalidad, priorizando la durabilidad”, indicó Julieta.

Además del proyecto para micampus por toda España, JUUBRN ha materializado su reconocida filosofía en otros campos, como en residencias en el centro de Madrid, restaurantes, oficinas y tiendas retail.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.