Según las conclusiones de la jornada llevada a cabo por IE University y N26 Ciberseguridad, las entidades financieras son objetivo del 25% de los ciberataques

El 95% de los ciberdelitos podrían evitarse con una mejor educación y el desarrollo de un “sentido común digital”

Las personas mayores son el segmento menos vulnerable a la ciberdelincuencia, gracias a la desconfianza frente al entorno online

España es el tercer país a nivel global con mayor número de ciberamenazas[1]


[1]Según  ESET Security Report

El banco online N26, junto a IE University, Google, la Guardia Civil y ASUFIN han llevado a cabo un encuentro enmarcado en la semana de la Ciberseguridad. Bajo el título, ‘Ciberseguridad: El reto de anticiparse al crimen online’ destaca cómo los bancos son actualmente el objetivo del 25% de los ciberataques. Entre las conclusiones de la presentación se puso en relevancia cómo el 95% de los ciberdelitos podrían evitarse con una mejor educación y el desarrollo de un “sentido común digital”. Asimismo, factores como la brecha digital hacen que las personas mayores sean el segmento menos vulnerable a la ciberdelincuencia, gracias a la desconfianza frente al entorno online.

En el primer bloque, los participantes abordaron los nuevos retos en ciberseguridad a los que se enfrentan diariamente tanto consumidores como empresas. A nivel global, los cambios en las dinámicas sociales, como el aumento del trabajo en remoto, han abierto nuevos frentes en ciberseguridad. Por ello, como apuntó Marta Echarri, “para que este modelo de trabajo funcione en una entidad con licencia bancaria como N26, se requiere una estricta evaluación de riesgos que aplican tanto a nuestra operativa como a los datos que manejamos”. Por su parte, Cristina Pitarchincidió en la responsabilidad que tienen las grandes tecnológicas: “Google es responsable de la ciberseguridad de tres mil millones de personas. Trabajamos desde antes de la pandemia en dar respuesta a las ciberamenazas que han surgido con el auge del teletrabajo y ahora intentamos trasladar esos conocimientos”.

El panel trató en el segundo bloque la relevancia del factor humano como primera línea de defensa en ciberseguridad, dadoque el 95% de los incidentes tienen su origen en errores humanos[1]. Los expertos indicaron que la colaboración ciudadana es clave a la hora de enfrentarse al problema. Para Juan Antonio Rodríguez, “el 80% de los ciberdelitos no se denuncian, y esto fomenta que aumente el ciberfraude. Sin denuncia, no hay cibercrimen. Es obligación de todos denunciar los ciberdelitos para proteger a los demás. Todos somos responsables contra el cibercrimen”. Sin embargo, Rodríguez aclaró que el Estado tiene una gran responsabilidad y debe destinar recursos a la lucha contra los delitos online: “No podemos dejar que la ciberseguridad dependa de que una persona joven o mayor haga click o responda a una llamada que conlleva un fraude financiero”. Por su parte,Patricia Suárez destacó la importancia de la responsabilidad corporativa, particularmente en el mundo financiero: “La diligencia en la custodia y seguridad de los datos a la que la ley obliga al banco o compañía financiera es superior a la que obliga al usuario. Resulta evidente: el banco es el titular de los sistemas de seguridad y quien tiene la capacidad de detectar las brechas. Sin embargo, y en la práctica, el consumidor se está viendo muy desprotegido”. 

Por último, en el tercer bloque, el panel analizó el futuro de la ciberseguridad con un enfoque en las amenazas y oportunidades que están por venir. La automatización y la inteligencia artificial (IA), indicaron los expertos, son algunos de los aliados clave para hacer frente al cibercrimen, así como la creación de un marco regulatorio claro y contundente. Estos elementos adquieren una mayor importancia en sectores especialmente sensibles a los ciberataques, como el sector bancario, dado que uno de cada cuatro ciberataques están dirigidos a entidades financieras, puntualizó Marta Echarri.

El aumento de las ciberamenazas requieren, al mismo tiempo, la creación de perfiles profesionales especializados capaces de responder y, esencialmente, prevenir el crimen online. José Manuel Esteves señaló que “las nuevas tecnologías generan nuevas ciberamenazas. Además, los ciberataques son cada vez más sofisticados. Como resultado, la demanda de conocimientos en ciberseguridad, así como de expertos en la materia, seguirá aumentando en los próximos años”.  Cristina Pitarch añadió que desde Google van a “apostar muy fuerte por España. La ciberseguridad es un área en el que hacen falta diez veces más perfiles que los que se ofertan”.


[1] The Global Risks Report 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.