Triditive cierra una ronda de inversión de 5M€ para impulsar la impresión 3D en la industria

Triditive desarrolla tecnología clave que proporciona una respuesta rápida a la crisis en la cadena de suministros

Triditive, empresa española dedicada a la automatización de la fabricación aditiva, ha cerrado una ronda de financiación pre-serie A en la que ha conseguido 5M€. La inyección ha sido liderada por un importante grupo industrial español.

El objetivo de Triditive en esta nueva fase es seguir impulsando la automatización de la fabricación aditiva para escalar la producción y fomentar su implantación industrial para convertirse así en la tecnología clave que proporcione una respuesta rápida a la crisis en la cadena de suministros y potencie la fabricación local.  

Triditive se fundó en 2016 en Asturias y ha patentado las impresoras 3D AMCELL®, la primera máquina industrial de fabricación aditiva automatizada capaz de producir en serie piezas impresas en 3D con metales y polímeros, lo que la convierte en la solución más rápida para la producción a escala por la que se han interesado muchas empresas nacionales e internacionales. La empresa es la única compañía europea enfocada en la automatización de la fabricación aditiva.

No es la primera inyección de capital que recibe Triditive. En su ronda semilla logró inversión de líderes de la industria como Stanley Ventures (Stanley Black & Decker), Techstars y Hunosa Empresas, entre otros. Esta tercera ronda convierte a Triditive en la empresa española de fabricación aditiva que más capital ha levantado, llegando a los 8M€ entre las tres rondas. Triditive está en el top10 de Startups de impresión 3D europeas en términos de inversión privada.

Triditive cuenta con varios reconocimientos y distintivos a nivel mundial y tiene oficinas en Reino Unido y EE.UU.  Recientemente, la empresa inauguró su planta de producción de 2000m2 en Asturias, España, que es su centro de operaciones y desde donde realiza el desarrollo de su tecnología.

Una solución a la crisis de suministros

Según el Banco de España, la crisis de suministros provocará pérdidas de hasta 16.000 millones de euros en la economía española.  La excesiva dependencia de proveedores alejados de centros productivos, sumada a los problemas de transporte a nivel global, está obligando a cambiar los patrones de consumo. Es aquí donde entra en juego la fabricación aditiva y su propuesta de producción de proximidad. A nivel industrial, los beneficios de la fabricación aditiva van desde la producción de piezas bajo demanda, fabricación de piezas más ligeras y resistentes, diseños personalizados y, todo ello, con un stock de materia prima unificado, que permite ofrecer, en muchos casos, una solución de fabricación más rápida comparativamente con métodos de fabricación tradicionales. Desde el punto de vista de la producción de proximidad y la reducción de recursos, se abaratan los costes, se minimizan los tiempos y se apuesta por la sostenibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.